Francisco López Fuentes  nació en motril el 4 de diciembre de 1923. Sus primeros estudios los realizó en la escuela de Juan Rodríguez Pintor hasta los 9 años edad. A dicha edad ingresó, para hacer bachiller, en la academia de segunda enseñanza  ya desaparecida,  Colegio Politécnico de Motril, con profesores como D. José Garcés, D. Manuel Manzano, Dña. Candida Jimenez Cazorla.  Posteriormente, motivado por José Felipe Soto, quiso estudiar medicina, hasta que un día en la consulta de este, se topó con la cruda realidad de la medicina, la atención directa a los pacientes, y declinó esos estudios para realizar Derecho en la Universidad de Granada.

Una vez finalizada la carrera, comenzó su preparación a oposiciones para notarias, salida típica de aquella época, aunque pasado un tiempo y en conversaciones con  amigos en Madrid, cambió su interés de las oposiciones a Notarias  hacia las oposiciones para la Administración, realizando estas  oposiciones aprobándolas de Técnico Superior de la Administración del Estado.

Una vez aprobadas estas oposiciones, y debido su conocimiento en derecho y las referencias que de él se tenían,  el subsecretario de entonces  le llamo para asignarle un puesto de Asesor en  derecho español para la misión militar americana, que en esa fecha estaba realizando el oleoducto Rota Zaragoza, con el fin de  asesorarles con respecto  a los problemas con los propietarios de los terrenos  por donde debían trascurrir el oleoducto, en la que pasó dos años.

Sus deseos era estar en granada, cerca de su casa, ya que quería  estar junto a su madre,  que nunca se acostumbró a vivir en Madrid. Quería estar junto a ella ya que de muy joven se le arrebató a su padre, que fue asesinado por militares franquistas.

Trabajó para el ministerio de obras públicas, siendo designado por Joaquín Garriges Walker director del MOPU,  pasando  después a desempeñar la Secretaría General Técnica del mismo. Más tarde es nombrado delegado del Gobierno en la Confederación Hidrográfica del Tajo. Participó en el Consejo de canalización del Manzanares, interviniendo en la construcción del campo del Atlético de Madrid junto a Javier Barroso, arquitecto y presidente del equipo en aquel momento.

En el ministerio estuvo 30 años trabajando en la subdirección general de legislación e informes, pasando de Jefe de Servicios,  a Director General. Trabajó  en  la subdirección general del estado como asesor del Subsecretario del ministro, colaborando con Ministros como Federico Silva Muñoz, Fernández de la Mora,  Joaquín Garrigues.

Tras el nacimiento de la Administración Autonómica, con 57 años solicitado por Julio Rodríguez y Rafael Escudero, Se trasladó a Sevilla para montar una consejería de la juta de Andalucía, siendo nombrado Viceconsejero de Economía.  Más  tarde, viene a Granada como delegado de la Consejería de Ordenación Territorial.

Dirigió el plan de protección del medio físico la provincia de Granada, participando en la declaración de  espacio protegido de las vegas viejas de Motril y Salobreña, dirigidos por el Conde de Vallellano.

En su haber, cabe destacar las numerosas obras de protección pública en las que ha participado en Motril, cerca de trecientas viviendas sociales que se realizaron en menos de tres años, tanto en la playa, como en el Cerrillo Jaime, como en Carchuna. Durante el mandato de Jaime Montaner. Introdujo el teatro Calderón en el programa de rehabilitación de teatros. Metió en programa la circunvalación de Motril que va desde la rotonda de Alcampo al hospital. Realizó los emisarios de la costa de Granada.

Estuvo cuatro años de concejal de Motril, estando dentro de las lista del PSOE como independiente.

Ha sido profesor de derecho administrativo especial durante dos años en la universidad de Alcalá de Henares. Ha intervenido en comisiones y conferencias. Ha participado como director de estudios, con Gonzalo Fernández de la Mora, en la comisión llamada de comunicación permanente entre España y Marruecos  a través del estrecho de Gibraltar.  Trabajó en Argentina como asesor del Embajador Español en las Naciones Unidas en la carta del agua con respecto a la  explotación de la presa de Iitaipú.

Tiene numerosas condecoraciones y medallas como la de la Encomienda Sencilla de la Orden del Mérito Civil. Comendador de número de la Orden del Mérito Civil. Medallas de numerosas  obras públicas como la del Guadarrama. Medalla de colegio nacional de administradores de fincas. Diplomas de muy diversas clases.

Como satisfacción personal le queda el haber realizado lo que su padre le aconsejó, ser un hombre con ideas liberales y se haberse dedicado al servicio público.

Hasta ahora no se le ha reconocido el trabajo realizado por Motril.

Actualmente reside en Motril, colaborando aún, desde su despacho de abogado, como asesor jurídico de algunas empresas así como de comunidades de regantes. También colabora con  algún medio de comunicación en tertulias semanales.

 

Volver